Benefícios del Té

Hace más de 5000 años que los extractos de las hojas de té son utilizados con fines medicinales en China. Pero sólo a partir del siglo VI el té se convirtió en una bebida popular, extendiéndose su consumo por casi toda Asia. Los monjes budistas japoneses, que habían apreciado los efectos beneficiosos del té verde sobre la capacidad de concentración, empezaron a cultivar las primeras plantas de té en Japón, en el siglo VIII.

 

disegno

 

Las sustancias activas ddisegnoe la hoja del té se disuelven bien en el agua, y son ideales para preparar la bebida mediante infusión. Esto sólo es válido en el caso del té verde, cuyas sustancias activas no son alteradas debido al proceso de secado suave. En los tés japoneses, el contenido de sustancias activas es particularmente alto, ya que las hojas son vaporizadas desde el inicio de la manufactura, siendo este el proceso más suave de conservación.

 

Dependiendo de qué clase sean, los tés verdes verdes contienen una cantidad apreciable de vitamina C, comparable a la del zumo de limón. Como la vitamina C es sensible al calor, se aconseja preparar el té con agua a una temperatura entre 60ºC y 75ºC. El té verde es también una fuente importante de otras vitaminas, como la vitamina K, que posee en grandes cantidades, mientras que el ácido fólico aparece en menor medida. Debido a que en amplios sectores de población el ácido fólico es consumido en cantidades demasiado bajas, el té verde se puede considerar un suplemento interesante.

 

Los polifenoles del té verde (catequinas o taninos) son de gran importancia. Estas sustancias tienen efectos antioxidantes y se consideran relevantes en la prevención del cáncer. El té contiene, por otro lado, cafeína, teobromina y teofilina. Estos alcaloides son los responsables de su efecto estimulante. La presencia conjunta de estas sustancias estimulantes y las catequinas hace que el té sea una bebida bien tolerada. Por contra, en el café, la cafeína aparece ligada a ácidos clorogénicos, lo que puede provocar malestar en el estómago.

 

Además, el té verde es una fuente importante de minerales, destacando por su contenido especialmente significativo de fluoreto. La planta del té (Camellia Sinensis) es la planta alimenticia con mayor contenido de fluoreto. Las cantidades de estas sustancias varían según el terreno (altitud, zona climática) y el tipo de té. Sin embargo, y de un modo general, las sustancias activas no deben ser consideradas aisladamente. Es la suma de todas las sustancias presentes en el té verde lo que contribuye a su efecto beneficioso para el organismo.

 

matcha-com-colher

 

El médico holandés Nicolas Diveks (1593 – 1674) elogiaba las virtudes del té con estas palabras:

«No hay nada que supere al té. Beber té aleja todas las enfermedades posibles del ser humano y propicia una larga vida. El té da energía y resulta muy útil para quienes estudian o trabajan de noche. Es totalmente correcto tomar doce tazas de té al día.»

 

Tomar té verde con regularidad puede prevenir toda una serie de dolencias, tales como:

  • Colesterol alto
  • Hipertensión
  • Problemas circulatorios
  • Osteoporosis
  • Falta de concentración
  • Depresión
  • Dolores estomacales
  • Problemas digestivos
  • Caries dental
  • Transtornos de la glándula tiroides

 

Y contribuye al bienestar:

  • Combate el estrés de forma natural
  • Aumenta la resistencia
  • Favorece la regeneración de la piel
  • Fortalece la vista
  • Estimula el hígado
  • Rejuvenece